viernes, 24 de marzo de 2017

Reseña: El secreto de Emmaline

Título: El secreto de Emmaline

Título original: The Secret Horses of Briar Hill

Autora: Megan Shepherd

Editorial: RBA Molino

Fecha de publicación: 23/03/2017

Saga: -

Páginas: 240

Precio: 16,00 €


Sinopsis:

ME LLAMO EMMALINE Y TENGO UN SECRETO

No voy a contárselo a nadie, ni a Benny, ni a Anna, ni siquiera a la hermana Constance.

Mi secreto se esconde en los espejos que reflejan las elegantes habitaciones que antaño fueron el hogar de una princesa hermosa y que hoy habitamos nosotros.

Pero a ti sí te lo contaré: hay caballos alados que viven en los espejos del hospital Briar Hill.

Diciembre de 1941. Los bombardeos alemanes asolan las ciudades de Inglaterra y muchos niños son evacuados a la campiña. Los más enfermos y traumatizados son trasladados a hospitales especiales. Emmaline es una de esas niñas. Pero ella es diferente, ya que posee algo de lo que carecen los demás. Un secreto que le permitirá encontrar el color en un mundo gris, porque…

SOLO LA MIRADA DE UN NIÑO PUEDE COMBATIR LA OSCURIDAD.

Opinión personal: 

Cuando la editorial anunció el lanzamiento de este libro en nuestro país no tenía ni idea de cuál se trataba, ya que nunca lo había visto y se había publicado en inglés unos cuantos meses atrás. Sin embargo, cuando supe que su autora había escrito la saga Naturaleza salvaje, publicada también por RBA Molino y que tengo pendiente, me informé, y tras leer su sinopsis, quise darle una oportunidad. Además, la portada me parece una preciosidad, aunque no tanto como la original, que podréis ver más abajo.

Corre 1941 y los bombardeos alemanes destruyen las ciudades de Inglaterra. Para proteger a los niños, se los llevan evacuados a la campiña, aunque algunos niños más enfermos son trasladados a hospitales especiales. Ese es el caso de Emmaline, una niña que asegura que en los espejos del hospital Briar Hill, que antaño fue el hogar de una hermosa princesa, viven caballos alados que nadie, excepto ella, puede ver, y que tienen mucho que enseñarle. Entre la devastación y la necesidad, conoceremos la mirada brillante e inocente de Emmaline. 

Es un hecho que cuando los protagonistas de esta clase de libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial son niños no puedo evitar cogerles un gran cariño. Así me ha sucedido con Emmaline, una niña a la que queremos abrazar desde que la conocemos, ya que nos gana con su ternura e inocencia, pero también con su madurez y su visión del mundo. Además, no solo conocemos su historia, sino la de muchos niños que vivían en hospitales especiales durante el conflicto bélico y a mí, personalmente, me ha parecido sumamente interesante, ya que no había leído nada sobre ello y acercarme por primera vez con personajes así me ha dado ganas de más. 
Aunque el protagonismo y toda la fuerza de esta historia recaen sobre Emmaline, también son importantes sus compañeros dentro del hospital y los caballos alados que solo nuestra pequeña protagonista es capaz de ver. Estos caballos le enseñarán una gran elección y harán que tenga una visión muy peculiar del mundo, además de que adquiera muchos valores.

El libro no es demasiado extenso, puesto que apenas llega a las doscientas cuarenta páginas, pero además cuenta con un muy buen ritmo, conseguido en cierto modo gracias al secreto de Emmaline y cómo va asimilándolo todo. También ayuda a que devoremos esta historia la mirada inocente de la protagonista y esa ventana abierta que son sus ojos desde la que podemos ver las consecuencias de una guerra de tal magnitud. 
Algo que me ha gustado mucho es que el libro no se centrara en la Segunda Guerra Mundial, sino que, sí, esta es importante, pero es un elemento secundario, el contexto en el que sucede todo, ya que la importancia recae en otros aspectos. Sin duda, tras acabar este libro, tengo muchas más ganas de leer Naturaleza salvaje y otra saga de la autora, The Cage, que espero que llegue a España (sí, va por vosotros, editores de RBA).

En resumen, con una protagonista que os ganará desde el primer momento con su peculiar forma de ser, El secreto de Emmaline nos sitúa en la Segunda Guerra Mundial, pero el protagonismo no recae en esta, sino sobre los niños que viven en los hogares especiales, donde van los que están más enfermos y traumatizados. 

🐘🐘🐘🐘

3 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Pues nunca he leído nada de la autora y así de buenas a primeras el libro tampoco es que me llamara especialmente, pero después de leer tu reseña creo que le voy a dar una oportunidad.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaa! ¿Cómo te tratan los libros?

    Me alegro muchísimo que este libro te haya gustado ¡Pinta increíble! Y me ha llamado tanto la atención que me lo llevo apuntado ¡Veremos como me va! Desde hace tiempo no leo un libro narrado por un niño y siento curiosidad por saber cómo, esta autora, logrará hacer un buen libro con los ojos de un niño. No sé si me convence mucho el punto de que la segunda guerra mundial no es un fuerte aspecto ya que es algo que yo AMO, pero si tú le pusiste 4/5 pues ¡No puedo dudar de ello!

    ¡Abrazos y besos!
    Y por cierto, sólo si deseas, ya sabes que te estaré esperando en Más que sólo libros ❤

    ResponderEliminar
  3. A mi estos libros que se ambienten en momentos históricos me gusta mucho leerlos. Pero a la vez voy con cierta reticencia, porque no me gustan mucho si acaban en un final triste, más si el protagonista es un niño. Pero en este caso creo que la ambientación histórica más bien es una excusa o un pretexto. Me ha llamado la atención aunque también me ha entrado un poco de miedito -soy una cagada para las pelis e historias de miedo-. Me lo apunto, en cualquier caso.
    Un saludo

    ResponderEliminar

¡Estaré encantado de leer tu opinión!