viernes, 15 de julio de 2016

Reseña: Amor en minúscula

Título: Amor en minúscula

Título original: Love In Lowercase

Autor: Francesc Miralles

Editorial: Suma de Letras

Fecha de publicación: 06/2016

Saga: -

Páginas: 304

Precio: 15,90 €


Sinopsis:

Cuando Samuel, un solitario profesor de lingüística, se despierta el día de Año Nuevo, está convencido de que el año que empieza solo le traerá verbos pasivos y no demasiados momentos en cursiva, hasta que un visitante inesperado se cuela en su apartamento de Barcelona y se niega a salir. La aparición de Mishima, un gato callejero, se convierte en el catalizador que hace viajar a Samuel desde la comodidad de sus libros favoritos, sus películas extranjeras y su música clásica hasta lugares en los que nunca ha estado (como la casa de al lado) y a conocer a gente que nunca pensaría haber conocido (un vecino con el que no había intercambiado ni una palabra). Pero aún hay más: el gato lo reencontrará de nuevo con una misteriosa mujer de su pasado, Gabriela, a quien no tenía esperanzas de volver a ver.

Opinión personal:

Desde que vi que reeditarían este libro, supe que tenía que ser mío. No solo porque haya tenido mucho éxito en otros países, sino porque también quería darle una oportunidad de nuevo a Miralles, del que solo leí La lección secreta y quedé con ganas de leer más libros de él. Además, el argumento me pareció muy original y tenía todas las papeletas para ser uno de esos libros que no hay que dejar pasar. También tengo que decir que la portada me parece preciosa, además de que demuestra que las portadas sencillas son las más bonitas, al menos desde mi punto de vista. 

La vida de Samuel cambiará cuando Mishima aparezca en su apartamento el día de Año Nuevo y se niegue a salir de su hogar. Este animal cabezota le llevará a conocer lugares y a nuevas personas, que cambiarán su forma de ver el mundo. Pero no solo conocerá a nuevas personas, sino que también se reencontrará con Gabriela, una mujer que jugó un papel importante en su pasado, y a la que pensaba que no volvería a ver. Así, la intrusión de Mishima marcará un antes y después en la vida de nuestro protagonista, que se atreverá a salir de su zona de confort y vivir nuevas experiencias. Un viaje único que comenzará con la aparición de un gato.

Me he sentido muy identificado con Samuel en muchos aspectos, pero sobre todo en su amor por las letras y las lenguas. Creo que cualquier persona a la que le encante la literatura y, en general, el mundo de la cultura, amará a este personaje. Además, me encanta la forma en la que relaciona los sucesos de su vida cotidiana con citas literarias o acontecimientos de libros muy conocidos por todos y otros que no lo son tanto. También hay que destacar que nos deleita con multitud de reflexiones sobre la vida, la felicidad e incluso el espacio. Un protagonista que lo cuestiona todo, algo que me ha fascinado.
Gabriela también me ha gustado, principalmente por ese toque de misterio que encierra a lo largo de todo el libro. Quizá ha habido momentos en los que no he entendido su actitud, sobre todo en sus primeras apariciones, pero al final todos sus comportamientos se entienden a la perfección.
Por último, no puedo olvidarme del adorable Mishima, que nos demuestra que los animales son parte importante de nuestras vidas y pueden darnos cosas maravillosas sin ni siquiera hablar. Me parece muy bonito que perros y gatos comiencen a ser tan importantes en la literatura.

Este libro es una lectura amena, divertida y fresca. No solo porque no es muy extenso, sino que los capítulos son cortos y siempre se nos cuenta algo en la historia. Las reflexiones de Samuel son algo que no hay que dejar escapar y ese toque reflexivo, que a la vez nos invita a cambiar lo que no nos gusta y a arriesgarnos, está presente a lo largo de todo el libro. La guinda la pone la intriga de saber qué pasará con la historia de amor, que, desde mi punto de vista, tiene una importancia similar al amor por la literatura y la filosofía.
Francesc Miralles ya me gustó en La lección secreta, pero en este segundo libro que leo de él me ha gustado todavía más. Tiene una forma única de contarnos historias, de mezclar la reflexión con la ficción. Si os gustan los autores que, además de contar historias, transmiten valores aplicables a nuestra vida diaria, tenéis que leer algo de Miralles.

En resumen, Amor en minúscula ha sido una lectura que me ha transmitido un sinfín de valores y emociones. He disfrutado mucho con la historia de amor, las referencias literarias y filosóficas, y las reflexiones de Samuel. Sin duda, lo recomiendo.

4,25/5

8 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues de Miralles solo he leido Oblivion y la verdad es que me gustó mucho. Tengo ganas de volver a repetir con algo diferente, y este, no lo conocía. Pero apuntado queda. Me has convencido con la reseña, y sobre todo, me muero de ganas de conocer a ese gatito tan adorable. Si un libro tiene animales, a mi ya me gana jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Me la apunto en mi wishlist! Me parece que será una linda historia, además me ha convencido desde que leí que aparece un gato xD
    Gracias por la reseña.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! La verdad es que no me llama este libro del todo, será porque no es a lo que estoy acostumbrada, así que uno menos para mi lista infinita. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Por lo que dices es mucho mejor de lo que me esperaba y uno de esos que se va derechito a pendientes <3

    ¡SE MUUUUUUUUUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ! :):)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me llama la atención, me alegra que lo hayas disfrutado^^
    Saludos;)

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que la historia me parece súper interesante, pero el autor no me llama, así que voy a pensarlo bien si veo el libro por acá :) Gracias por tu reseña.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Lo leí en catalán hace bastante y me gustó. Un beso;)

    ResponderEliminar
  8. Me parece interesante y le daré una oportunidad.
    Gracias por la reseña y ¡nos leemos!

    ResponderEliminar

¡Estaré encantado de leer tu opinión!