martes, 5 de abril de 2016

Reseña: Estrellas fugaces


Título: Estrellas fugaces

Autor: Robyn Schneider

Editorial: Alfaguara

Fecha de publicación: 03/2016

Saga: -

Páginas: 328

Precio: 16,95 €

Colabora la editorial.

Sinopsis:

Lane, un chico decidido a llegar lejos, siempre ha vivido pensando en el mañana... hasta que le diagnostican una enfermedad incurable. De un día para otro, es ingresado en Latham, un centro para adolescentes en cuarentena.

Allí se reencontrará con Sadie, una chica fascinante y atrevida que sigue ofendida por un desplante que él le dio años atrás (cuando Sadie era una chica más bien aburrida). Ella y sus excéntricos amigos enseñarán a Lane a saltarse las reglas y vivir el momento pero, ¿qué te queda cuando no tienes tiempo?

En Latham, Lane descubrirá el amor, las ganas de vivir, y puede que hasta el milagro de las segundas oportunidades.

Opinión personal:

No conocía esta novela hasta que comencé a verla en los catálogos de novedades de muchos blogs y revistas literarias. Tras leer su sinopsis y ver quién era su autora, decidí darle una oportunidad, ya que es el tipo de libro que suele emocionarme y gustarme y tengo otro libro de la misma escritora como pendiente. Además, el libro cuenta con un trailer precioso con un toque indie. De hecho, al principio pensaba que era el trailer de una película y me lleve una decepción cuando supe que era el trailer del libro y no habría película (de momento).

Estrellas fugaces nos presenta a Lane, un chico que siempre ha vivido pensando en lo que hará en el futuro, sin disfrutar del todo lo presente. Esto cambia cuando le diagnostican una enfermedad incurable y debe ser ingresado en Latham, un centro para adolescentes con diferentes enfermedades como la suya. En este centro, se reencontrará con Sadie, una chica con la que ya había coincidido años atrás, cuando los dos estaban sanos, y que no guarda un muy buen recuerdo de él. Pero no solo conocerá a Sadie, sino que también hará amigos que nunca olvidará y que le enseñarán a vivir como nunca lo había hecho.

Los personajes de este libro me han parecido muy tiernos y entrañables, cada uno a su manera. Forman un grupo de amigos muy unido, en el que la variedad es la mejor característica. Son muy diferentes entre ellos, pero consiguen encajar a la perfección.
En esta novela, los narradores son Lane y Sadie. Lane me ha parecido un personaje de lo más indie. Me ha gustado que la autora no hiciera de él el típico guaperas que se lo tiene muy creído, sino que haya creado a un chico normal con un corazón enorme. Es un narrador que agiliza mucho la lectura, ya que es todo bondad y ternura, o eso me ha parecido a mí a lo largo de este libro.
En el caso de Sadie, me ha parecido algo muy parecido. Aunque no he encajado tanto con ella como con Lane, sí que me ha transmitido lo mismo que él. Además, su personalidad tiene un toque de secretismo que le da todavía más emoción a la historia que se nos cuenta en este libro.
Los secundarios también están muy bien caracterizados y se nota el trabajo y el tiempo que la autora ha invertido en ellos. Me gustan los personajes raros, diferentes, como los que me he encontrado aquí.

"Te diré un secreto: No es lo mismo estar muerto que estar muriéndose. Todos nos estamos muriendo. Algunos durante noventa años y otros durante veinte. Pero cada mañana todos y cada uno de los seres de este planeta despiertan un día más cerca de la muerte. Todos. Así que vivir y morir, en el fondo, son dos formas de definir lo mismo, si te paras a pensarlo".

Al ser un libro en el que la enfermedad de los protagonistas tiene un papel importante, son muchas las referencias y reflexiones sobre la vida y la muerte. Este es uno de esos libros que hace que nos planteemos si valoramos realmente las cosas y estamos disfrutando plenamente de la vida. Gracias en parte a todas estas reflexiones y el mundo interior de Lane y Sadie, esta obra se convierte en una lectura amena, que prácticamente se devora.
La prosa de la autora es exactamente como esperaba. Pensaba que me iba a encontrar un libro escrito con delicadeza, pero siempre fiel a la realidad y a sus personajes, y eso es justo lo que me he encontrado. Robyn Schneider tiene una prosa muy cuidada y bonita, por lo que no dudaré en leer más de sus libros y espero que siga escribiendo historias tan emotivas.

En conclusión, Estrellas fugaces es una historia cargada de valores y ternura. Me ha sido imposible no adorar a los protagonistas y he sufrido y disfrutado mucho con ellos y todo lo que les iba sucediendo. Aunque son muchas ya las historias que tocan esta temática, la autora dota a este libro de personalidad propia y hace que sobresalga un poco entre todas ellas.

4/5

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    La verdad que en un primer momento no me llamaba nada por la sinopsis pero con las reseñas que he estado leyendo me ha empezado a picar la curiosidad, jajaja.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola, pues con la sinopsis no me llamaba mucho pero tras leer tu reseña ... mmm igual me animo jiji

    besos

    ResponderEliminar
  3. No se porque pero este libro me llama muchísimo. Y eso que se que va a ser un poco drama pero me llama muchísimo 😊😊

    ResponderEliminar
  4. Desde que lo vi en novedades sabía que me iba a gustar y ahora tú, no haces más que confirmármelo. Me alegra mucho que te haya gustado tanto ^-^


    ¡SE MUUY FELIIIIIIIIIZ! :):)

    ResponderEliminar

¡Estaré encantado de leer tu opinión!