martes, 10 de noviembre de 2015

Reseña: Éramos mentirosos


Título: Éramos mentirosos

Autor: E. Lockhart

Editorial: Salamandra

Fecha de publicación: 09/2015

Saga: -

Páginas: 288

Precio: 14,50 €

En colaboración con la editorial y Boolino

Sinopsis:

Una isla privada. Una ilustre y conocida familia de Nueva Inglaterra. Un grupo de cuatro amigos —los Mentirosos— cuya amistad se vuelve destructiva. Una rebelión. Un accidente. Un secreto. Mentiras y más mentiras. Amor verdadero. Y, por fin, la verdad.

Ésta es la bellísima y terrible historia de una familia perfecta que se sostiene sobre pilares de peligrosa fragilidad. A lo largo del relato se van desvelando las piezas de un rompecabezas que formarán un mosaico de personajes fascinante, donde los prejuicios y el egoísmo son los peores enemigos de la armonía y la felicidad.

Opinión personal:

Tenía muchas ganas de leer este libro incluso mucho antes de saber que se publicaría en español. El año pasado y este ha sido uno de los libros más comentados y vistos en los diferentes canales y blogs de habla inglesa. Además, hay muchos debates sobre él, ya que las opiniones suelen ser muy variadas: desde personas a las que les ha encantado hasta otras a las que no les ha gustado nada. Por ello, quise darle una oportunidad y descubrir si me gustaría y el porqué de tantos debates.

Éramos mentirosos nos presenta a un grupo de cuatro amigos, conocidos como los Mentirosos, que viven una experiencia algo extraña en una isla privada. Nuestra protagonista, Candace, pertenece a los Sinclair, una de las familias más conocidas y con mejor reputación. Sin embargo, hace dos años algo sucedió, un terrible accidente hizo que Candace dejara de ser el orgullo de la familia y, por si fuera poco, se refugiara en sí misma. No recuerda muy bien lo que sucedió y necesita saber qué pasó aquel verano y por qué todo cambió desde entonces.

Candace es un personaje que me ha gustado, pero que, en ciertas partes, me ha desconcertado. Debido a las migrañas que sufre, solo nos da pequeñas pinceladas de lo que pasó hasta que, conforme avanza la novela, vamos descubriendo la realidad. Es la típica protagonista perfecta que siempre tiene que ser la mejor en todo. Sin embargo, parece darse cuenta de que no todo son las apariencias y hay algo más aparte de la buena reputación. Es precisamente esta evolución y esta forma de darse cuenta de cómo son las cosas realmente lo que ha hecho que me guste su personaje, ya que no es plano.
En cuanto a los secundarios, es cierto que poseen alguna importancia, pero tampoco demasiada, por lo que dan fuerza al protagonismo de Candace. 

El ritmo me ha parecido algo inestable, ya que hay momentos repletos de tensión, en los que no podía dejar de leer, y otros que me han parecido algo monótonos. La forma de narrar la historia que tiene Candace es uno de los puntos fuertes de la novela, ya que está repleta de juegos de palabras, metáforas y un lenguaje poético. El problema es que a veces dosifica tanto la información que parece que no nos da ninguna pista, por lo que es un tanto frustrante.
La protagonista consigue adentrarnos en su mundo, donde mantener la reputación de la familia es más importante que la felicidad o cualquier sentimiento existente. Esto puede parecer terrible, pero, desde un punto de vista literario, es una gozada que la historia esté repleta de esos prejuicios sociales y desprecios hacia los que están por debajo. Además, se percibe de forma clara y evidente la gran crítica social que tiene como trasfondo el libro, ya que nos muestra los problemas que da esta jerarquización social.

Uno de los aspectos más destacados de esta novela, por no decir el que más, es el final. Posee un final que ha cosechado toda clase de opiniones y que a mí, personalmente no sé si me ha encantado o me ha dejado un tanto perplejo. He buscado el significado y, tras descubrirlo, me he dado cuenta de que toda la novela es una gran paranoia, y me encanta que lo sea, ya que rebosa originalidad.

En conclusión, Éramos mentirosos es una novela bastante diferente dentro de el género al que pertenece. Una historia que nos muestra la peligrosidad de juzgar a los demás, el poder de las mentiras y los secretos y la importancia de ser quien quieres ser, sin importar todo lo demás.

3,75/5

13 comentarios:

  1. Hola!
    Bueno, he visto por la red algunas reseñas de este libro y la verdad es que no me atrae nada.
    Igualmente gracias por tu reseña.

    Besos, nos leemos!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no me llama demasiado aunque la portada es muy bonita

    ResponderEliminar
  3. Al leer tu reseña me han dado muchas ganas de leérmelo, tiene muy buena pinta.
    ¡Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola :D
    A mí fue un libro que aunque tampoco me llamaba imperiosamente, no pude evitar devorar, creo que me duró... ¿una tarde? Y me encantó! :D

    ResponderEliminar
  5. Lo de la isla me ha recordado a el retelling de Diez Negritos de Gretchen McNeil, puesto que ese libro me ha encantado, añadiéndole tu reseña, ¡no pienso perdérmelo! ¡Un beso guapo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Parece interesante este libro, aunque por el momento lo voy a dejar pasar, ¡muchas gracias por la reseña! :)

    ResponderEliminar
  7. Holaa!! Este libro ha tenido mucho hype y la verdad es que me llama demasiado la atención, quiero leerlo pronto haber que tiene! Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Muy buena reseña. A mi el libro no me gustó mucho, aunque el final me sorprendió porque no lo veía venir para nada.

    ResponderEliminar
  9. Hola! pues he leído bastantes cosas malas de este libro... bueno cosas malas, si no que ha defraudado un poco, y la premisa no es que me llame mucho.. :S
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. No pinta nada mal, quizá lo lea en un futuro.
    Un beso ^_^

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Pues la verdad es que tiene muy buena pinta :D
    A ver si le doy una oportunidad en un futuro ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Es la mejor reseña que he leído. es justa y exacta.

    ResponderEliminar

¡Estaré encantado de leer tu opinión!